Desde el primer automóvil de la historia, de Karl Benz en 1886, hasta nuestros tiempos, podemos admirar una gran variedad de marcas y modelos. Normalmente recordamos los más lujosos, deportivos y potentes, pero hoy vamos a recordar el que posiblemente sea el coche clásico más feo del mundo.

 

El coche clásico más feo del mundo

 

Aurora, el coche más feo

La empresa Aurora Motor Company fue fundada por el sacerdote Católico Alfred A. Juliano en Estados Unidos 1957. Juliano había estudiado arte en su juventud antes de ordenarse en el sacerdocio, también era conocido su interés por el diseño de automóviles. Solía decir que había mucho que hacer para que los vehículos de su época fueran más seguros. Es por eso que empieza a diseñar y fabricar él mismo el Aurora.

Diseño del clásico más feo 

El diseño y la construcción dura cinco años y montaba grandes innovaciones en el tema de  la seguridad, como:

  • Los cinturones de seguridad.
  • Jaula anti vuelco.
  • Salpicadero acolchado.
  • Barras de refuerzo laterales.
  • El frontal diseñado para que en caso de atropello los peatones sufrieran el menor daño posible.
  • Un sistema de giro de los asientos hacia atrás en caso de accidente inminente.
  • Parabrisas curvado para que en caso de frenazo los ocupantes no se golpeen la cabeza.

El coche clásico más feo del mundo

Sin embargo, es recordado por su aspecto. Fabricado con una carrocería de fibra, con una estructura de madera y anclados a un chasis de un Buick de 1953. Pudiendo elegir el motor entre Chrysler, Cadillac o Lincoln a gusto del comprador. Incluía unos gatos hidráulicos que levantaban el coche para ayudar a cambiar las ruedas en caso de pinchazo. Los cristales y el techo eran de plástico teñido y trasparente. Todo esto hacía que el Aurora costase 30.000 dólares, un precio desorbitado, ya que en ese momento el coche más caro era el Cadillac El Dorado por 13.000 dólares.

De camino a su inauguración pública el coche se estropea 15 veces teniendo que remolcarlo a 7 talleres diferentes debido principalmente a problemas con la alimentación del combustible.

El coche clásico más feo del mundo

Después de su mal comienzo llegando horas tarde, su apariencia y su alto precio hacen que la gente no se interese por el modelo. Un año más tarde en 1958 y con tan solo una unidad fabricada la empresa cierra sus puertas.