Hoy en día, los coches clásicos se están convirtiendo en una afición de moda. Puedes disfrutar un domingo de ruta con amigos, de una concentración o incluso puedes pasarlo bien restaurando uno tu mismo. Por eso, muchos nos decidimos por comprar un coche clásico para restaurar, pero comprar un clásico para restaurar tiene sus ventajas y sus inconvenientes.

coche clásico para restaurar

 

Ventajas de los coches clásicos para restaurar

Por lo general, interesa comprarse un clásico para restaurar cuando es un modelo que te gusta y quieres dejarlo impecable. Seguramente te gastarás mucho dinero, pero sabrás el estado de tú coche y quedará a tú gusto. Por eso, debes elegir un modelo al que le tengas especial apego o que este bien valorado.

En principio puedes comprarlo por muy poco dinero, llevarlo al taller y supervisar toda su restauración.

Por lo general, los coches que se venden para restaurar, están en bastante mal estado. Por eso, lo mejor es hacer una restauración de cero. Tienes la oportunidad de  hacerle o exigir que le hagan varios pasos fundamentales para una buena restauración.

  • Quitarle toda la pintura para que no queden óxidos ni exceso de masilla.
  • Enderezar bien la chapa o sustituir alguna que este en mal estado.
  • Aplicarle una buena imprimación epoxi.
  • Mantener la originalidad de las piezas
  • Hacerle una buena reparación al motor.
  • Elegir una buena pintura y un buen barniz, etc..

Así, cuando lo terminas, sabes exactamente el estado en el que se encuentra tú coche clásico.

coche clásico para restaurar

Falsos mitos

Un error muy común es comprarse un coche clásico para restaurar, creyendo que te ahorraras dinero y que sera un trabajo fácil.

Te ahorraras dinero al principio, cuando lo compras, pero luego dejarlo en estado mas o menos decente ya es otro tema.

  • Horas de taller de chapa y pintura, que no son baratas.
  • Vueltas y dolores de cabeza para encontrar piezas que tendrás que cambiar porque están en muy mal estado.
  • A menudo los coches clásicos para restaurar están sin documentación que se convierten en más dinero y papeleos.

 

Conclusión

Si quieres tener un clásico en perfectas condiciones y asumir que vas a gastar mucho dinero y trabajo, compra un clásico para restaurar.

De lo contrario mejor compra uno que ya este funcionando y en buenas condiciones. Hay muy buenas ofertas a buen precio, podrás disfrutarlo de inmediato y te evitarás mucho trabajo y estrés.