En la profunda depresión de los años treinta, Alfa se atrevió a lanzar al mercado un deportivo de carreras caro. El 8C 2300 se convirtió en ganador desde el primer momento, dominando el Le Mans y Mille Miglia. Revoluciones al límite Lo que sorprende de este coche es la gran respuesta del motor en cuanto se pisa un poco el acelerador. Lo más curioso es que el pedal del acelerador está situado entre el freno y el embrague. La dirección…