El Amilcar con motor de seis cilindros en línea, doble leva y compresor, diseñado para competir en carreras de los años veinte, era una versión a pequeña escala del GP. Con tan sólo 1.094 cc, era capaz de generar suficiente potencia como para llegar a los 169 km/h.   Empuje trasero Cuando uno hace rodar las ruedas del Amilcar es cuando se da cuenta de que se halla en un auténtico coche de carreras. Cuenta con un amplio volante de…